RELLENOS-AC.HIALURÓNICO

Con el paso de los años se genera la pérdida de turgencia, volumen e hidratación de la piel con la consiguiente formación de arrugas. El ácido hialurónico es fundamental para recuperar la juventud de la piel.

Se trata de rejuvenecer el rostro reponiendo el volumen donde se ha perdido, tratando las arrugas y estructurando el tejido base. Para ello se utiliza principalmente ácido hialurónico, sustancia no permanente muy bien tolerada por el organismo, cuya duración media está estimada en unos doce meses.

Entre sus cualidades, las más destacables, y que le hacen ser un producto de uno habitual en medicina estética, son sus propiedades hidratantes y reestructurantes de efecto instantáneo, dando como resultado una mayor elasticidad y firmeza cutánea.

La infiltración se efectúa con anestesia local tópica, media hora antes, aunque los últimos avances en materiales de relleno tienden a incorporarla para que el paciente esté cómodo durante y después de la inyección. Se obtienen resultados visibles tras su aplicación inmediata y el paciente puede volver a su vida social y laboral inmediatamente.









Indicaciones:
  • Surcos o arrugas profundas: como las periorbitarias, las peribucales, en el entrecejo, en las comisuras labiales y surco nasogeniano.
  • Recuperar volumen en zonas como pómulos, mentón o, labios.

El ácido Hialurónico es una sustancia reabsorbible, viscosa, compuesta por glucosaminoglicanos y ácidos. Está presente de forma natural en nuestro organismo, más precisamente en las articulaciones, cartílagos y en la piel, con lo cual no existen problemas de alergia