Dicromias - Manchas Faciales

El paso del tiempo y la exposición crónica al sol provocan la aparición de manchas, áreas enrojecidas y descamativas en la piel. Además, se produce una atrofia cutánea que afecta a la epidermis, la dermis, así como al tejido graso subcutáneo.

Este tratamiento es ideal cuando nos encontramos con pieles que presentan alteraciones pigmentarias por toda la cara.

El fotorejuvenecimiento reduce el tamaño del poro y la profundidad de las arrugas, ayuda a sintetizar nuevo colágeno en la dermis, reduce las manchas tanto marrones como rojas y mejora la textura de la piel.

Las sesiones se repiten según indicación del médico y los resultados se observan desde la primera sesión. Es recomendable realizar 6 sesiones con una frecuencia mensual.

Se debe tener precaución especial de no realizar el tratamiento en la piel recientemente bronceada y fuertemente pigmentada. También se ha de tener cuidado con no realizar el procedimiento en una piel manchada o cubierta por un autobronceador.

Algunas de las zonas tratadas pueden quedar más oscuras o claras durante un tiempo, cambios todos ellos normalmente transitorios.

El fotorejuvenecimiento es un sistema idóneo para tratar la piel, eliminar las consecuencias del paso del tiempo y la exposición solar. También se aplica la microdermoabrasión, como complemento ideal de esta terapia.