Luz Pulsada

La luz pulsada aplica de forma segura suaves destellos concentrados de luz que tratan las manchas de sol, las manchas de la edad, la piel laxa y las arrugas generando la producción de colágeno y la reestructuración de la piel.

Inmediatamente después del primer tratamiento, notara un cutis más simétrico y sentirá que su piel se vuelve suave y flexible.

Para obtener mejores resultados, se recomienda un tratamiento de 6 a 10 sesiones.

El fotorrejuvenecimiento no ablativo de la piel, realizado mediante luz pulsada intensa (IPL), es una de las técnicas más innovadoras en medicina estética que puede realizarse tanto en cara como en cuello, escote y dorso de las manos.







INDICACIONES:
  • Enrojecimiento facial
  • Rosácea
  • Pigmentación irregular
  • Hiperpigmentación
  • Melasmas
  • Fotoenvejecimiento
  • Acné

También puede aplicarse con el objetivo de cerrar los poros y para mejorar el aspecto general de la piel, ya que provoca una estimulación a nivel de colágeno y tejido conectivo, devolviendo la tersura y luminosidad al rostro.