Ondas Rusas

Las ondas rusas e interferenciales, también llamadas gimnasia pasiva, consisten en una corriente estimulante de ondas que penetran en el tejido muscular, provocando su tonificación. La acción de las ondas rusas incide en el metabolismo del cuerpo, por lo tanto no sólo reafirma los músculos, sino que también contribuye en el consumo energético y favorece la eliminación de grasas.

De esta manera, las ondas rusas tienen el doble beneficio de recuperar la tonicidad muscular y de liberarse de los depósitos grasos, lo cual se traduce en una mejor silueta. Además, al actuar sobre la linfa, reduce el efecto de piel de naranja que se produce por la acumulación de líquido en los tejidos, y favorece la circulación sanguínea.

Recomendada para tonificar abdomen, glúteos, piernas y brazos.
Se realiza como mínimo 2 veces por semana y como máximo 4 veces por semana. Cada sesión, posee una duración de 30 minutos por zona.

En el caso de flaccidez se recomienda acompañar con Radiofrecuencia y actividad física. Cuando presenta adiposidad, se aconseja combinar con criolipólisis o ultracavitación y actividad física.