Rosácea

La Luz pulsada intensa es un tipo de tratamiento para la rosácea facial que consiste en emitir un haz de luz dirigido hacia los capilares sanguíneos dilatados de la cara, en específico, hacia la hemoglobina. La luz pulsada desaparece los capilares dilatados dando como resultado una disminución de los síntomas de esta condición.

La Luz Pulsada Intensa (IPL) generará efectos benefactores en la piel luego de su aplicación. En principio, también sirve para eliminar manchas de edad, acné y para mejorar la calidad de la piel.

Además, la piel se tornará más suave y prolija, se reducirán el diámetro de los poros dilatados.

El uso de la luz pulsada intensa para la rosácea estimula la producción de colágeno nuevamente, lo cual iniciará un proceso de rejuvenecimiento de la piel.

¿En qué consiste el tratamiento de luz pulsada intensa para la rosácea?

El procedimiento es sencillo. Se utiliza una aplicación para dar frescura a la piel y luego se emplea un artefacto de mano que es el emisor de la luz pulsada. Este artefacto es el que se coloca sobre la piel con rosácea y comienza a emitir el haz de luz directamente a la hemoglobina. La luz pulsada intensa no causa dolor.

Cada sesión dura entre 20 y 40 minutos y se requieren entre 4 a 6 sesiones para tratar una rosácea leve. Cada sesión debe realizarse con un intervalo de aproximadamente 30 días.